Maximiliano Novoa, un argentino que lucha por evitar la propagación del sida en el país

Quiere construir una clínica para pacientes con VIH, pero hasta que ese sueño se haga realidad, su misión es evitar que mujeres embarazadas no contagien a sus bebés con el virus. 

Cuando estudiaba historia en la Universidad de Buenos Aires, Argentina, Maximiliano Novoa empezó a interesarse en el tema de los niños, pero no se trataba de chicos comunes,

sino de los pequeños valientes que cada día libraban una dura batalla contra el mortal virus del sida.

De este episodio ha transcurrido un año. En ese entonces, Novoa, de 27 años, también atravesaba por  un duro  momento familiar.

 

A su madre le sobrevino un par de derrames cerebrales y finalmente un infarto acabó con su vida. Esta experiencia lo marcó y solo en ese momento decidió lo que quería hacer para ayudar a los demás. Vino al Ecuador, por invitación de unos amigos, y se metió de lleno en lo que actualmente ocupa todo su tiempo: la dirección de la Fundación VIHDA.

 

Pero antes de su creación en junio del 2006, Maximiliano trabajó en su natal Argentina con otras ONG.  ¿Por qué lo hacía? "Siempre me gustó ayudar a quienes podía servirles de alguna manera, y en el tema del sida me di cuenta que el ser humano llega a estar completamente indefenso", asegura este joven que ahora se concentra en la venta de un calendario que reúne a celebridades, todo por la causa de prevenir la mortal enfermedad.

 

La Fundación que él preside  se encarga de prevenir la transmisión de  madre a hijo. La Fundación VIHDA se concentra en diferentes  aspectos, entre ellos, luchar por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia; educar sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata.

 

Además, la Fundación VIHDA promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.

 

"Asistimos a las personas que viven con el VIH/Sida para que puedan acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales.

 

"En la maternidad Enrique Sotomayor, que atiende alrededor de 34.000 partos por año, nosotros ayudamos a realizar entre 2.000 y 3.000 pruebas rápidas mensuales a mujeres embarazadas. De estas muestras hemos detectado entre 15 y 20 casos positivos por mes", anota Maximiliano.

 

Y una de las psicólogas de la fundación  todas las mañanas en la maternidad da apoyo psicológico a las madres que salen positivas. "No hay que prepararse para morir de VIH/sida sino para vivir una segunda oportunidad".

 

El trabajo de Maximiliano va más allá.  Sueña con tener una clínica especializada en esta enfermedad.

 

"Un medicamento puede costar hasta 500 dólares el frasco. Muchos pacientes se mueren por no contar con estas medicinas", manifiesta.

 

Por ahora, él promociona su calendario, cuyo costo es de  5 dólares y lo vende en la sede de la Fundación VIHDA, ubicada en las calles Luis Urdaneta 206 y Córdova.

 

ESTUDIOS SECUNDARIOS
Instituto San Diego de  Buenos Aires.

 

ESTUDIOS SUPERIORES
Universidad de Buenos Aires.

CARGOS

Trabajó dos años en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina.

 

FAMILIA
Soltero. Tiene una hermana,  Melissa, de 23 años.

 

ACTIVIDADES
Director Ejecutivo de la Fundación VIHDA.

 

PASATIEMPOS
Viajar a diversos lugares del mundo.

 

Nuestro trabajo hace énfasis en mejorar la calidad de vida de una persona que enfrenta los desafíos de vivir con VIH.

 

Una persona que tiene VIH puede vivir con esta enfermedad crónica de una forma sana y productiva. Esto no hay que olvidarlo.

 

Maximiliano trabaja con la maternidad Sotomayor y hospitales de la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

 

Fuente: El Universo

 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.