Entrevista en La Revista acerca el proyecto ¿Cuanto sabes de VIH y Sida? " La esperanza se propaga como virus "

“Hablar de VIH/sida es hablar de esperanza de vida”. Es uno de los lemas de Fundación Vihda. Su programa ‘¿Cuánto sabes de VIH y sida?' ha graduado en cinco meses a 118 adolescentes, de 8 colegios de Guayaquil, y ellos han transmitido su conocimento y positivismo a casi 6.000 colegiales más, y su labor recién empieza.

Líderes, voceros, multiplicadores de mensajes o simplemente chicos y chicas que llaman la atención de sus amigos, que traducen los tecnicismos de los especialistas al lenguaje ‘crudo' de sus compañeros.

 Ronald Dávila, Gabriela Parra, María Fernanda Montiel, Paola Llanuca, José Onofre Miranda y José Luis Coronel (foto) son parte de los 118 jóvenes que Fundación Vihda capacitó en la primera versión del programa ‘¿Cuánto sabes de VIH y Sida?', dirigido por la ONG mencionada y apoyada por la Municipalidad de Guayaquil y la organización internacional Aidforaids.  

 Humberto Mata, presidente de Fundación Vihda; Rebeca Carofilis, directora del proyecto Estrategia de IEC (Información, Educación y Comunicación) para la prevención del VIH/sida, y Daniel Villavicencio, coordinador del programa, han trabajado junto a un amplio equipo, desde diferentes áreas, en la prevención de la enfermedad, pero desde junio del año pasado quisieron concentrar parte de sus esfuerzos en los adolescentes, debido a que la edad promedio de portadores es cada vez más baja, según reportes del Ministerio de Salud Pública.

Enviar personal capacitado a los centros educativos era un estrategia relativamente fácil, pero atraer voceros de la misma edad del grupo al que querían llegar, era un reto, pero lo asumieron. Llegaron a 8 colegios de la ciudad: Rita Lecumberri, Guayaquil, Francisco Huerta Rendón, Ati II Pillahuaso, Artesanal Amazonas, Batalla de Tarqui, Instituto Suárez y Espíritu Santo Masculino.

Empezaron en el ciclo diversificado, cerca de 20 jóvenes por colegio asistieron a las charlas de capacitación, donde a través de un libro de 13 módulos les enseñaron sobre oratoria, lingüística, formas de aprendizaje, y por supuesto, sobre el virus del VIH y sida; los graduados regresaron a su colegio, pero no solo a las aulas, sino a pararse, con micrófono en mano, sobre una tarima frente a cientos de sus compañeros.

Una de las primeras lecciones es definir que VIH y sida no es lo mismo, el primero es un virus que ataca al sistema inmunológico y el sida son los signos y síntomas que se presentan por este ataque. Esta explicación es indispensable para comprender que no todas las personas que adquieran el virus del VIH pueden desarrollar la enfermedad, siempre y cuando tengan el tratamiento adecuado. La idea de comprenderla es evitar su transmisión, reducir la discriminación y llevar esperanza.

Otro de los puntos que refuerzan los jóvenes agentes multiplicadores en la prevención es que la enfermedad no se contagia, sino que se transmite. La diferencia que ellos explican se basa en que el contagio es una acción donde la otra persona no puede hacer nada para evitarla, mientras la transmisión es cuando el supuesto receptor puede evitar afectarse del virus. Lo hacen como preámbulo a las formas de prevención, donde acentúan la responsabilidad como individuo a protegerse.

De tu a tu

Las cifras alertan: hasta octubre del 2008 el Sistema de Vigilancia del VIH/sida registró 2.776 nuevos casos en el país, de estas personas, más de la mitad vive en Guayas. Pero los números al parecer no son capaces de llamar la atención como las palabras de los adolescentes a sus compañeros. “¡Hey Chicos!”, “Pónganse pilas”, “A mí, a ti, a ti también o a ti, ¿por qué no?... también te puede pasar”.

Rebecca Carofilis, directora del programa, explica que el discurso que transmite Fundación Vihda para la prevención es: Abstinencia, fidelidad y uso de preservativo. “La institución no desvirtúa ninguno de los métodos, cada uno es apropiado en su respectivo contexto. Con los jóvenes nos hemos llevado sorpresas. Generalmente lo que más les interesa es el uso del preservativo, sobre todo en los cursos superiores, pero durante este programa un joven nos llamó diciendo que él y varios compañeros querían que se enfatice en la abstinencia, eso nos complace y refleja que estamos logrando nuestro objetivo final, que no solo es reducir las cifras de transmisión, sino de crear conciencia entre los jóvenes y definir un nuevo plan de vida”, dice.

Y el conocimiento de los seis jóvenes entrevistados se refleja en cada una de sus exposiciones. Con la seguridad que les da el usar su propio lenguaje, ellos utilizan todo su cuerpo para expresarse y coinciden en sentirse portadores de esperanza.

Paola Llamuca, estudiante del Instituto Tecnológico Guayaquil, es la líder de su curso, la alcaldesa, así que pararse frente a cientos de personas no la intimida. Al hablar, esta adolescente de 16 años, mueve sus manos, mantiene fija su mirada en el otro, y explica sin dudar sobre la enfermedad. Tiene poder de convencimiento y dice sentir que a través del programa puede ayudar a los demás.

María Fernanda Montiel, de 15 años, estudiante del Colegio Rita Lecumberri, explica que desde siempre todo lo relacionado con la ciencia le atrae. Al principio le daba miedo hablar en público, pero la aceptación de sus compañeras, que la recibieron con gritos y aplausos durante su primera charla, la motivó.

José Onofre Miranda, de 17 años, estudiante del Colegio Universitario Francisco Huerta Rendón, narra también que aunque al principio sus compañeros los molestaban por haberse incluido en el programa, ahora los buscan para pedirles consejos o despejar sus dudas, y eso los motiva a seguir.

Efectivamente, ellos se convirtieron en agentes multiplicadores de un nuevo significado del VIH y sida. Una condición de vida que no debe ser vista con lástima, con discriminación o como castigo; sino como eso, una enfermedad que le puede llegar a cualquiera.

Fundación Vihda: Luis Urdaneta 207 y Córdova. Télf.: 231 1451 / 256 9986.

En sus palabras

La abstinencia es:
• No tener relaciones sexuales
• Decir que no
• Aguantarse las ganas

La prueba del VIH:
• La prueba de amor a tu pareja.

Y si les dicen: “Los condones son antinaturales, falsos y me quitan las ganas”Su respuesta sería: “Las infecciones de transmisión sexual y en especial el VIH y Sida también me quitan las ganas”.

Fuente: http://archivo.larevista.ec/me-sirve/orientacion/la-esperanza-se-propaga-como-virus

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.