2. Vivir Positivamente

2.1 ¿Qué es el VIH? 

El VIH es un virus. Todos los virus son microorganismos que no tienen capacidad para multiplicarse por sí mismos sino que para hacerlo tienen que introducirse en las células y utilizar la “maquinaria” reproductora de la célula que infectan en beneficio propio. Cada virus tiene la capacidad para invadir cierto tipo de células. A diferencia de todos los demás virus, el VIH tiene la peculiaridad de invadir las células de defensa del organismo, destruyéndolas progresivamente. 

 


 

2.2 Vivir con VIH ¿Qué significa?

 Cuando el virus entra en el cuerpo es reconocido como “intruso” y el sistema inmunológico o defensivo produce anticuerpos para neutralizarlo. 

Estos anticuerpos pueden ser detectados con pruebas de laboratorio mediante una simple muestra de sangre. 

En la gran mayoría de los casos, los anticuerpos son detectables entre los dos y tres meses después de la infección. Si el examen es positivo, es porque hay anticuerpos, decimos que la persona es seropositiva. En caso contrario, decimos que es seronegativa. 

El hecho de que una persona sea seropositiva para el VIH no significa necesariamente que esté enferma de sida, pero sí indica que está infectada con el virus y que lo puede transmitir. 

Hay personas que, a pesar de estar infectadas, pueden pasar años sin manifestar síntomas, encontrándose bien y gozando de un buen estado general. La presencia del virus no es detectable a simple vista.


 

2.3 ¿Qué significa tener sida?

La sigla SIDA, “síndrome de inmunodeficiencia adquirida”, hace referencia al conjunto de enfermedades que pueden llegar a afectar a una persona con unos CD4 bajos y una carga viral alta. 

Se considera que la infección llega a la etapa llamada sida cuando las defensas están tan debilitadas que no pueden protegerte adecuadamente: aparecen entonces enfermedades que no padecerías si tuvieras las defensas bien. Son las llamadas enfermedades oportunistas. Cuando estas enfermedades se presentan, el sistema de defensas del cuerpo humano está muy dañado, por lo que habitualmente el estado general de la persona se deteriora.


 

2.4 ¿Qué son los CD4?

Los CD4 son uno de los principales tipos de linfocitos T o células “luchadoras” del sistema inmunológico (de las defensas). En general se utilizan indistintamente las expresiones linfocitos, linfocitos T o CD4 para referirse a las células del sistema inmunitario que son el blanco preferido del VIH.

El VIH infecta a las células CD4 y las utiliza para replicarse (hacer copias de sí mismo). Las células infectadas por el VIH mueren, el sistema inmunitario se debilita, el organismo no puede defenderse y la persona puede desarrollar infecciones oportunistas. Una persona con un sistema inmunológico saludable usualmente tendrá entre 700 y 1200 CD4 por mililitro (ml) de sangre, pero esto puede variar según la hora del día o por un simple resfrío o una quemadura de sol.

En la actualidad, a nivel de laboratorio, una persona debe comenzar tratamiento cuando tiene menos de 250 CD4 por ml de sangre. 

 


 

2.5 ¿Cómo afecta el VIH al cuerpo?

Existen básicamente tres fases en la infección por VIH:   

1. En la primera, justo después de la infección, el virus se multiplica en el cuerpo muy rápidamente pero tus defensas están todavía suficientemente fuertes para enfrentarlo. 

Hay veces, en esta etapa, que las personas desarrollan una serie de síntomas similares a los de un cuadro gripal (dolor de cabeza, cansancio, fiebre, inflamación de ganglios del cuello, tos, entre otros) llamado “infección aguda por VIH” o “primoinfección”. 

Hay una primera etapa de la infección, de alrededor de tres meses, en que la presencia del virus no es detectable por las pruebas de laboratorio, es el llamado “Período Ventana”. Es decir, que aún saliendo negativa la prueba de detección de los anticuerpos, existe la infección y puedes transmitirla. 

2. En la segunda fase, se da una pelea entre tus defensas y el virus. El VIH ataca y destruye algunas de tus células defensivas. Sin embargo, tu organismo es capaz de ir reponiendo las células destruidas, manteniendo un cierto control del virus. Los anticuerpos ya son detectables en la sangre. En esta fase, el virus está aparentemente inactivo y pueden pasar entre 8 y 10 años sin que aparezcan síntomas. Se puede tratar de un período en el que no sientas ningún problema, pero no te tienes que olvidar que el virus está en tu cuerpo y puedes transmitirlo a otras personas. De tu paciencia, constancia y compromiso a la hora de los cuidados, seguimientos y tratamientos que te recomiende tu médico, dependerá tu permanencia en esta fase asintomática de la infección. 

3. En la tercera fase, el virus se multiplica rápidamente y aparecen las enfermedades oportunistas, que son aquellas que se aprovechan del mal funcionamiento del sistema inmunológico y que, en condiciones normales tu cuerpo, superaría sin problemas. Esta fase, sintomática, es las que llamamos sida. 

Aun en esta fase, la terapia antirretroviral suele resultar efectiva frente al virus y permitir que se reconstituyan tus defensas. 

 


 

2.6 ¿Qué pruebas médicas son necesarias?

Antes de iniciar el tratamiento contra el VIH, tu médico debe conocer tu historia clínica, realizarte un examen físico y pedir varios análisis de sangre que incluyen: un recuento de CD4 y un examen de carga viral.

 


 

 2.7 ¿Qué es el recuento de CD4?

El sistema inmunitario es el mecanismo natural del cuerpo humano para protegerse de las enfermedades, es decir, las defensas. Generalmente cuando hablamos de “defensas”, nos referimos al número de linfocitos CD4 que contiene un mililitro de sangre (ml).

Con el recuento de CD4 sabrás en qué estado se encuentra tu sistema inmunitario. Se considera que la infección puede pasar a sida cuando el número de CD4 es menor a 250 cel/ml. 


 

 2.8 ¿Qué es la carga viral?

 El VIH se multiplica en el interior de la célula CD4 hasta que ésta se rompe. Entonces, gran cantidad de virus pasa a la sangre. La carga viral es la cantidad de virus que hay en determinados fluidos o tejidos de una persona infectada, y se mide en cantidad de “copias” de VIH. Los estudios habituales de control miden la carga viral en sangre: el número de copias de VIH por mililitro (ml). 

Las personas con VIH que tienen una carga viral alta tienen más posibilidades de llegar a la fase sida que aquellas con niveles bajos de virus. Este tipo de análisis, junto con el recuento de linfocitos CD4, sirve para saber cuándo comenzar el tratamiento, ver cómo respondes a él, decidir si hay que cambiar algún medicamento y evaluar cómo vas evolucionando. 

Cuanto más alta sea la carga viral, más probable es que tus defensas disminuyan y puedas desarrollar otras enfermedades; o dicho de otro modo: a menor cantidad de virus en la sangre, menos riesgo de enfermedad. Es importante realizar esta prueba antes de iniciar el tratamiento porque así, con mediciones sucesivas, sabrás cómo vas respondiendo.  


 

2.9 ¿Qué es la "carga viral indetectable"?

 Actualmente existen combinaciones de antirretrovirales que frenan la reproducción del VIH consiguiendo, con el tiempo, que no se detecte en la sangre. Ese es el objetivo del tratamiento antirretroviral.

Para detectar la carga viral pueden utilizarse distintas pruebas de laboratorio, y cada una de ellas tiene un límite por debajo del cual no se puede detectar el virus en la sangre.

A medida que avanzan estas técnicas este límite es más bajo, permitiéndonos detectar cantidades cada vez más pequeñas de virus. Actualmente, en la mayoría de los laboratorios se pueden detectar hasta 400, 50 o incluso 40 copias por ml de sangre por métodos cuantitativos.

Cuando la cantidad de virus en sangre sea inferior al mínimo que pueda cuantificar la prueba utilizada, entonces diremos que la carga viral es “indetectable”.

Es decir, hay una cantidad tan pequeña del virus que no la podemos encontrar con las técnicas que utilizamos.

Tener una “carga viral indetectable” no quiere decir estar curado, sino que, sólo hay una cantidad muy pequeña del virus y que sin bajar la guardia, debes mantener las medidas de prevención que seguías hasta ahora, porque igual podes transmitir el virus a otras personas. 

 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.