4. Medidas Preventivas

4.1 ¿Qué hay que hacer para evitar la transmisión del virus?

La prevención en la actualidad es la única estrategia eficaz contra la transmisión del VIH. Saber convivir con el virus quiere decir no dejar de disfrutar del contacto con los demás. Es necesario conocer cuáles pueden ser las medidas preventivas apropiadas a cada situación con el objetivo de evitar reinfectarse o una posible infección a los demás.

 


4.2 ¿Se puede transmitir el virus en las relaciones sexuales?

Es necesario usar el preservativo en todas las relaciones que impliquen penetración anal, vaginal o sexo oral para evitar que te reinfectes o prevenir la transmisión del virus a tu pareja sexual. El preservativo también evita otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), que pueden perjudicar la salud de las personas seropositivas. También es importante tener en cuenta que no todas las formas de relación sexual tienen el mismo riesgo.

 


4.3 ¿Cómo se usa adecuadamente el preservativo?

Hay que elegir preservativos que cumplan con las normas de control de calidad, por lo que es importante comprarlos en negocios que ofrezcan garantía de sus productos, debe vigilarse la fecha de vencimiento, guardarlos en lugares frescos, ya que el calor puede estropear y romper el preservativo con facilidad. Hay que evitar el uso de lubricantes al aceite como la vaselina, parafina o lanolina porque disminuyen la resistencia del látex. Es preferible usar lubricantes al agua que se venden en las farmacias como lubricantes íntimos. El preservativo se debe colocar desde el comienzo de la relación sexual y mantenerse hasta el final. Hay que sacarlo antes de que se pierda totalmente la erección para evitar que el semen caiga en el interior de la vagina o del recto.

Cada preservativo se usa una sola vez.

 


4.4 Transmisión sanguínea

Las jeringuillas y agujas contaminadas que son compartidas pueden transmitir el VIH.

La transmisión del VIH puede ocurrir por transfusiones o inyecciones de productos derivados de la sangre.

Toda persona que piense que ha tenido un comportamiento de riesgo en los últimos meses debe de abstenerse de dar sangre u órganos.

Los elementos de cuidado corporal (tijeras, hojas de afeitar, cepillo dental, pinzas, etc.) presentan un riesgo teórico de transmisión del VIH ya que pueden entrar en contacto con la sangre. Su empleo exige el uso personal.

 


4.5 ¿A qué denominamos transmisión perinatal?

La última vía de transmisión es la llamada vía perinatal conocida también como transmisión vertical que se produce cuando el virus pasa de una mujer infectada con el VIH a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. Sin hacer ningún tratamiento existe alrededor del 30% de probabilidad de que el virus pase de la madre al feto. Esta posibilidad puede reducirse a menos del 2% si la mujer realiza el tratamiento adecuado. Esto quiere decir, que tome medicación antirretroviral específica durante el embarazo y el parto, que el bebé reciba medicación y que se suspenda la lactancia.

 


4.6 ¿Deben tomarse precauciones con la ropa o la vajilla?

No es necesario tomar ninguna precaución especial con los cubiertos o la ropa utilizada por una persona que vive con VIH. No hace falta usar utensilios personales exclusivos ni limpiarlos por separado.

Tampoco es necesario lavar aparte la ropa (toallas, sábanas, ropa interior...). En el caso de presentar heridas sangrantes en la boca o lesiones en la mucosa oral, deben lavarse los platos y cubiertos con detergente, agua caliente y lavandina. Si la ropa se manchara de sangre se puede eliminar sumergiendo la ropa en cloro y agua fría. Aquellas superficies que se mancharan con sangre deben desinfectarse con cloro.

 


4.7 ¿Donar sangre puede transmitir la infección? 

No. Los equipos, agujas, bolsas de sangre, y los demás elementos utilizados cuando se dona sangre están esterilizados y son descartables.

 


4.8 ¿Recibir una transfusión puede transmitir la infección?

En la actualidad el riesgo de infectarse a través de una transfusión es muy bajo, ya que existe un control sanitario de la sangre procedente de donaciones.

 


4.9 ¿La saliva, el sudor y las lágrimas pueden transmitir el virus? 

No existe ningún caso documentado de transmisión a través de la saliva, el sudor o las lágrimas.

Aunque se ha detectado la presencia del VIH en la orina, la materia fecal, los vómitos, la saliva y el sudor, las cantidades detectadas son tan insignificantes que no son suficientes para que estos líquidos corporales transmitan el virus.

Tampoco comporta ningún peligro el beso en la mejilla y, en el caso de los besos profundos en la boca, podría existir el riesgo de transmisión sólo si la persona seropositiva presenta lesiones sangrantes en la boca.

Por último, hay que remarcar que es imposible la infección por saliva a través de objetos de uso cotidiano como cucharas, vasos y cubiertos.

 


4.10 ¿Los mosquitos pueden transmitir el virus?

No. Esta es una equivocación que surge de comparar al VIH con otras enfermedades como el dengue por ejemplo, que sí son trasmitidas por insectos como el mosquito.

No hay ningún caso de VIH en el mundo debido a picaduras de insectos.

 


4.11 ¿Los animales domésticos pueden transmitirlo?

No. Los animales domésticos como los perros, gatos o pájaros no son portadores del virus, por lo tanto, no lo pueden transmitir.

Si tienes mascotas debes reforzar las medidas de higiene, trata de que no vuele el pelo por la casa, y dales las vacunas que necesiten. Evita el contacto directo con excrementos. Ante cualquier duda, consulta con tu médico porque con cada animal los riesgos y los cuidados son diferentes.

 


4.12 ¿Cómo influye en el sistema inmunológico tener hábitos de vida saludables? 

El ejercicio físico practicado con regularidad mejora el descanso y aumenta el apetito. Estos factores deben ser tenidos en cuenta porque contribuyen a reforzar nuestro sistema inmunitario. Si ya practicabas algún deporte, es bueno que continúes haciéndolo; consúltalo con tu médico si tienes alguna duda. Si no hacías nada, conviene que empieces a realizar algún tipo de actividad física: bailar, hacer yoga, aeróbicos o caminatas periódicas.

Trata de atender las señales que te da tu propio cuerpo y adecuar los ejercicios a tus posibilidades físicas; debes encontrar un equilibrio entre el esfuerzo y la relajación. No tienes que agotarte, el organismo necesita descansar.

En relación a la higiene personal, es necesario ducharse una vez al día, utilizando jabón neutro de preferencia para evitar irritaciones en la piel. Asimismo, es recomendable cepillarse los dientes después de cada comida. En algunos casos, con infecciones bucales importantes, puede ser recomendable consultar a tu médico la conveniencia de hacer algún tipo de buche.

Llevar una dieta equilibrada también ayudará a tu sistema inmunitario.

 


4.13 ¿El consumo de drogas puede afectar tu condición de PVVIH (persona que vive con VIH)?

El consumo de ciertas sustancias en forma permanente puede aumentar el riesgo de padecer problemas de salud y perjudicar al sistema inmunitario. No sólo por sus efectos directos en el organismo, sino por la posibilidad de que dificulten mantener una buena alimentación, un buen descanso o produzcan estrés.

 


4.14 ¿Es necesario realizar controles médicos periódicos?

Toda persona seropositiva, aunque se encuentre en perfecto estado, debe acudir a revisiones periódicas con su médico, quien le indicará la frecuencia de las visitas. Es conveniente que las mujeres que viven con VIH realicen un control ginecológico cada seis meses, ya que la detección precoz de algunas enfermedades es fundamental para tratarlas mejor.

En caso de un desplazamiento por vacaciones o viajes, es necesario que lleves el último informe médico, así como la medicación que estés tomando, por si tuvieras que requerir asistencia sanitaria.

Es recomendable que antes de viajar averigües el tipo de servicios de salud existentes en el lugar al que vas y, si tu estadía va a ser larga, la accesibilidad a los medicamentos que estás utilizando en ese momento.

 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.