Despenalizar la prostitución para controlar el VIH

Diario El Mundo, 24 de Julio de 2014

Quienes se dedican a este trabajo sufren una dura represión, violencia y abusos. Los trabajadores del sexo y sus clientes tienen un alto riesgo de contraer sida.

La despenalización de la prostitución podría ser una vía eficaz para controlar la pandemia mundial de VIH. Así lo propone un grupo de expertos durante la Conferencia Internacional de Sida que se está celebrando esta semana en Melbourne (Australia). Una medida que ayudaría a acelerar el descenso del número de personas infectadas por el VIH en todo el mundo.

Ya sean mujeres, hombres o transexuales, quienes se dedican a este trabajo están sometidos a una dura represión, violencia y abusos, incluso por parte de aquellos que deben hacer cumplir la ley, tal y como relata una serie de siete trabajos publicados en la revista médica 'The Lancet'.

Los estudios, realizados en Canadá, la India y Kenia, incluyen testimonios de personas dedicadas a la prostitución que cuentan su historia. Explican que tienen preservativos confiscados por la policía -por considerarlos prueba de delito- y que son objeto continuo de violencia física y sexual. Tanto ellos como sus clientes están expuestos a un alto riesgo de infección por VIH.

Concretamente en Vancouver (Canadá), según informa el diario 'The Guardian', una de las víctimas señalaba que la policía "les obligaba a hacerles favores a cambio de permitirles trabajar". Pero siempre requisaban los preservativos. "Intentamos tener condones en algún otro sitio", como plan B, aunque sin mucho éxito. Por su parte, una mujer de Kenia describía una experiencia muy similar: "La policía me quitó todos los preservativos y los destruyó". Consideran que "ensucian la ciudad", apunta otra de las víctimas.

A pesar de los numerosos testimonios recogidos en los trabajos presentados durante estos días, los periódicos no se hacen eco de la violencia y el abuso sexual que sufren estas personas por parte de los propios agentes de policía. "Los gobiernos y las autoridades deben respetar los derechos humanos de todas las personas, incluyendo a quienes ejercen la prostitución", subrayan los autores de la serie.

En vista de la situación, lo que los científicos plantean es despenalizar este trabajo para reducir reducir la violencia sexual, tanto por parte de los clientes como de los abusadores. Esto repercutiría en una disminución de las tasas de infección por VIH entre un 33% y un 46% durante la próxima década. No sólo se usarían preservativos sino que más personas infectadas estarían en tratamiento con antirretrovirales.

La pandemia del sida está cada vez más concentrada en las comunidades marginadas, a las que es difícil llegar, explican los autores. A menudo son personas que viven al margen de sus propias sociedades, incluidos los usuarios de drogas, los hombres que tienen sexo con hombres y las personas que se dedican a la prostitución.

En definitiva, esta serie de trabajos publicados en 'The Lancet', es un llamamiento a los gobiernos para despenalizar el trabajo sexual, remarca el editor de la revista médica, Richard Horton. "No hay otra alternativa si se quiere reducir el ambiente de riesgo al que se enfrentan mujeres, hombres y transexuales de todo el mundo".

"La prostitución es parte de la historia humana. Apuesto por que quienes se dedican a ello protejan su salud, su integridad corporal y su autonomía". La despenalización de esta actividad ayudaría a reducir el número de personas con VIH en todo el mundo.

Según un informe realizado en la Universidad de Washington, también publicado en la revista 'The Lancet' y presentado durante la XX Conferencia Internacional de Sida, la tasa de infectados ha disminuido en un 18,7% respecto a las estimaciones de ONUSida de 2012. Sin embargo, pese a los datos generales, 101 países, 74 de los cuales están en desarrollo, aún registran un aumento en la incidencia del VIH.

Fuente: www.elmundo.es/salud/2014/07/24/53cf944cca474155098b4585.html

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.