Para mujeres embarazadas, es evitable la transmisión del VIH a sus bebés

mujer ambarazadaAunque es una decisión personal, expertos recomiendan a mujeres embarazadas realizarse la prueba rápida para la detección del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), la cual es segura en un 99% y únicamente implica la toma de una gota de sangre de la paciente y someterla a cierto reactivo. 

Con esto es posible realizar una intervención médica oportuna y brindar tratamiento antirretroviral a la mamá a fin de reducir las cargas virales, y la probabilidad de que el bebé nazca sin el virus es alta.

Al participar en el curso de actualización denominado "Atención Integral del Paciente VIH/sida", Liliana Castro Melchor, infectóloga adscrita al Hospital General Regional (HGR) 180 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, destacó la efectividad de la prueba rápida que se aplica en Unidades de Medicina Familiar (UMF) y hospitales.

 El contagio de madre a hijo puede ocurrir en la etapa prenatal, intraplacentariamente por intercambio de sangre, pero también, durante el parto sobre todo si es de tipo vaginal y a través de la alimentación al seno materno (lactancia), explicó la especialista.

Sin embargo al reducir las cargas virales en la madre y la presencia de células CD4 a través del tratamiento, es posible reducir el riesgo de transmisión del virus al feto. 

Luego de detectar la enfermedad en la paciente, ésta debe realizarse exámenes de control para medir la carga viral en su organismo, en principio cada mes, después en forma trimestral y antes de la fecha del parto o alrededor de la semana 36 del embarazo.

Lo anterior, dijo, para determinar el posible riesgo de contagio durante el parto, el cual sin tratamiento de control y vía cesárea es de entre el 23 y 40%, mientras que por vía vaginal la posibilidad asciende hasta un 87 por ciento.

Explicó que durante el parto ya sea por cesárea o natural, el riesgo de contagio del virus aumenta por las secreciones que la mamá libera, por ejemplo cuando se presenta la ruptura de membrana (fuente) o por sangrados que se producen en el cordón umbilical.

Es importante que desde el nacimiento, el bebé cuente con un tratamiento antirretroviral y sea evaluado periódicamente: cada seis semanas hasta cumplir un año y medio, tiempo en que se podrá establecer un diagnóstico certero respecto a si contrajo o no la enfermedad.

La especialista manifestó que durante el embarazo la mujer con VIH es más proclive a tener infecciones dado el deterioro de su sistema inmunológico, además el bebé puede tener problemas de bajo peso al nacer, por lo tanto el detectar oportunamente el VIH también permitirá un mejor control durante el proceso de la gestación.

Fuente Diario El Occidental, México: http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n3499108.htm#.VAFlwV-7kHU.twitter 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.