El embarazo, las infecciones y la protección del bebé

web-el-embarazo-y-sus-cuidados-

Aquellas mujeres que estén en edad fértil, se pueden resguardar a sí mismas y a sus futuros hijos si planifican con tiempo el embarazo.

Esto permite prevenir infecciones que también pueden afectar al feto o al recién nacido, una de las circunstancias más angustiantes que encontramos durante la práctica médica. Debemos recordar que con los análisis y vacunas adecuados podemos evitar que ocurran. Y, además, que en ciertos casos, es posible manejar las enfermedades infecciosas cuando ya se detectan en la embarazada.

Es importante recordar que, de todas las infecciones que existen, muy pocas, y solo en circunstancias muy especiales, pueden afectar a la embarazada y al recién nacido.

Entre ellas, se destacan la rubéola, la toxoplasmosis, la hepatitis B, el VIH y, en menor grado, el herpes y la varicela.

Vacunas antes, durante y después

La rubéola es causada por un virus que en general se presenta en invierno y primavera y produce una erupción acompañada, algunas veces, de inflamación de los ganglios. En la mitad de los casos puede cursarse sin síntomas, por lo que sólo a través de un análisis de sangre (serología) se puede asegurar si la tuvimos o no.

De acuerdo con diferentes estudios, del 85% al 90 por ciento de las mujeres en nuestro país padecieron esta patología. No obstante, el resto es susceptible de contraerla y puede, si adquiere la infección durante los primeros meses del embarazo, trasmitirla al feto y producirle al recién nacido problemas en la vista, el corazón y el oído. Las mujeres que pertenezcan a este grupo deben vacunarse antes de quedar embarazadas para prevenir la rubéola congénita y otras consecuencias serias. Para ello se aplica la triple viral (MMR por sus siglas en inglés) que confiere protección durante toda la vida fértil contra este agente viral, el sarampión y las paperas.

La varicela es otra de las infecciones que, adquirida en los 3 primeros meses de embarazo puede, aunque en un porcentaje muy bajo, afectar al feto y al recién nacido. Esta situación se observa pocas veces, dado que el adulto ha tenido, en más del 90 por ciento de los casos, la enfermedad y está protegido de por vida. Si una mujer no recuerda si la ha tenido, es útil vacunarse antes de proyectar la concepción.

Durante el embarazo, las mujeres deben recibir la inmunización antigripal y, luego de la semana 20, la triple bacteriana acelular (dTap), que protege contra difteria, tétanos y tos convulsa. Este es el único modo de transferir defensas al feto y lograr que los recién nacidos estén protegidos contra la tos convulsa, una enfermedad que puede causar la muerte a bebés menores de 6 meses cuyas mamás no fueron vacunadas. Aquellas madres que no hayan recibido estas vacunas durante la gestación, deben inmunizarse mientras sus hijos sean menores de seis meses.

Otras infecciones a tener en cuenta

El herpes genital rara vez se transmite al recién nacido. Sin embargo, el riesgo existe al momento del parto si la mujer tiene lesiones, lo que se observa en aquellas con antecedentes. En esos casos, la administración del aciclovir (antiviral) al final del embarazo evita la aparición de lesiones que puedan contagiar al recién nacido.

La toxoplasmosis es una infección producida por un parásito que se adquiere al comer carnes no muy cocidas o verduras contaminadas o por estar en contacto con gatos. La mayoría de las veces se la adquiere sin darse cuenta y solo a través de un estudio serológico resulta posible saber si se la ha padecido. Si el resultado es positivo, la mujer estará protegida durante toda su vida fértil. Si es negativo y la infección la adquiere durante el embarazo, el recién nacido puede tener problemas oculares o del sistema nervioso central, que pueden disminuirse si se trata adecuadamente a la embarazada.

La hepatitis B también es una infección que puede no presentar síntomas (75% de las veces). En la mujer embarazada es importante realizar los análisis de sangre para conocer su situación en relación con este virus porque puede infectar al recién nacido y provocarle hepatitis crónicas. Esta situación puede evitarse si el recién nacido recibe la vacuna dentro de las primeras 12 horas de vida, como lo indica el Calendario Nacional de Vacunación.

Nuestra experiencia con el VIH

Actualmente, según ONUSIDA, se estima que unos 35 millones de personas alrededor del mundo viven con VIH. La gran mayoría de ellos se encuentra en edad reproductiva y uno de sus mayores anhelos es el de concretar un embarazo sin riesgo para su pareja, cuando ésta es VIH negativa, y para el recién nacido. Esta circunstancia motivó a nuestro equipo de infectología perinatal, en el año 2000, a trabajar de manera multidisciplinaria en el desarrollo de un programa de reproducción asistida.

Desde entonces, un equipo de especialistas integrado por infectólogos, bioquímicos, biólogos y ginecólogos brinda asesoramiento y realiza diversos estudios con el objeto de definir si la pareja es candidata a procedimientos de reproducción asistida de baja o alta complejidad. Hasta la fecha, han consultado más de 270 parejas discordantes (uno positivo y el otro no) y parejas con ambos integrantes VIH y, a través de este programa, se han concretado más de 110 nacimientos.

En todos los controles en las parejas donde la mujer no estaba infectada se descartó la transmisión de la infección en la madre y los niños. En los casos de mujeres infectadas, sus recién nacidos fueron evaluados y tampoco se ha detectado transmisión del VIH.

Respecto a aquellas mujeres a las que se les diagnosticó la infección durante la gestación, si son controladas y tratadas adecuadamente tienen poco riesgo de transmitir el virus al niño. Por ello, como ocurre con la hepatitis B, debería hacerse el análisis apenas la mujer sabe que está embarazada. Si resultara positiva tendrá la posibilidad inmediata de consultar y recibir los tratamientos antirretrovirales que eviten la transmisión al recién nacido.

En resumen, existen infecciones que pueden afectar, cuando ocurren durante el embarazo, al feto y al recién nacido. Muchas pueden evitarse mediante una correcta y rápida evaluación y manejo. Usted merece disfrutar de su embarazo. Consulte a su médico antes de quedar embarazada o apenas lo sepa, para saber qué hacer y evitar este tipo de problemas.

Fuente Diario Infobae: Dr. Daniel Stamboulian. Es médico infectólogo. Presidente de FUNCEI/Fundación Stamboulian y de Fighting Infectious Diseases in Emerging Countries (FIDEC). Director médico de Stamboulian Servicios de Salud. Expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y de la Asociación Panamericana de Infectología (API).

http://www.infobae.com/2014/08/29/1591108-el-embarazo-las-infecciones-y-la-proteccion-del-bebe

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.