Viviendo con VIH: Mi historia no contada

  

“Usted es VIH positivo”… estas son las palabras que nadie quisiera escuchar. Pero cada año 50000 nuevas infecciones por VIH son reportadas en los EEUU, actualmente más de 1.2 millones de personas en lo EEUU viven con VIH y, al final del año 2015, la mitad de esas personas serán mayores de 50 años.

Cuando escuché las palabras, “los resultados fueron positivos para VIH”, me sentí como si me hubieran golpeado en el estómago y mi mejor amigo había muerto. Era 1991 y era enfermera en un hospital local. Todavía tenía toda un vida por delante, pasé por todas las emociones humanas posibles. Estaba enojada, triste, herida, perdida y confundida. No llamé al Departamento de Salud y básicamente me resigné a morir.

Pero finalmente en 1994, fui al doctor, para ese momento, estaba embarazada. Y luego, día tras día, comencé a vivir. Trabajé junto a mis doctores para poder encontrar un régimen de tratamiento que fuera adecuado para mi. Después de eso, comencé a tomar mis medicinas y a alentar a otras personas a que tomaran sus medicamentos de igual manera. Aún vivía bien mientras estuve embarazada, lo cual es poco común para quienes tienen VIH. Yo tenía energía. Dejé de morir y me enfoqué en vivir.

Conforme continuaba mi viaje con el tratamiento, me daba cuenta de que la enfermedad no tenía por qué dirigir mi vida. Yo podía balancear los estresores y convertirme en la Directora de mi organización con mis propias reglas como mamá y como abuela. Incluso puedo disfrutar mi vida mientras hago ese balance. Enfrento los mismos desafíos diarios que “la gente normal” enfrenta. Primero, soy Vanessa y segundo, tengo VIH. Hago lo que cualquiera con 59 años haría.

Mientras me volvía más cómoda compartiendo mi diagnóstico públicamente, decidí que era hora también de ayudar a otros quienes estaban enfrentando los mismos desafíos. En 1999, vi la necesidad de crear una agencia que sirviera a la comunidad desde la perspectiva de sus residentes. Entonces fundé Empower “U” (Empodérate), para ayudar a terminar las disparidades de salud entre las poblaciones minoritarias desproporcionadamente afectadas por el VIH. Lo que empezó como una idea para crear una organización basada en pares, se convirtió hoy en día en el nuevo Centro de Salud Federal Calificado (Federally Qualified Health Center, FQHC) en el condado de Miami – Dade. Me siento orgullosa de decir que ofrecemos cuidados médicos primarios y especializados y una variedad de servicios de ayuda a todos los miembros de la familia, independientemente de su capacidad de pago.

Con el fin de poder extender esta ayuda por todo el país, Me uní a una campaña nacional llamada Well Beyond HIV (Bien más allá del VIH). Esta campaña amplifica las voces, rostros e historias de aquellos mayores de 50 años viviendo con VIH. La pieza central de la campaña es una exhibición de arte viajera, llevado a cabo en colaboración con The Graying of AIDS. Actualmente, soy una de las tantas personas alrededor del país que comparte mis desafíos y mis logros al tiempo que continuo mi tratamiento para VIH y mientras manejo todos los otros factores que vienen con el envejecimiento.

Para mí, vivir la vida al máximo y compartir mi historia es extremadamente importante, y el VIH es sólo una parte de mi vida. Es importante que las personas sepan que se puede vivir una vida normal con el VIH. Lo más importante, es que me estoy preparando para vivir más allá de los 59 y para descubrir todo lo que la vida tiene para ofrecerme.

Por Vanessa Mills, sobreviviente del VIH y defensora de “Bien más allá del VIH”.

Fuente Huffington Post: http://www.huffingtonpost.com/vanessa-mills/living-with-hiv_b_6819426.html?utm_hp_ref=tw 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.