"Ponete primera en tu agenda", una campaña para las mujeres con VIH

Según la Fundación Helios, la adherencia de las mujeres a los tratamientos del Sida está en entre el "60 y 65%", cuando el ideal debería ser mayor al 95%.

Hoy en día, afortunadamente, la idea de que padecer el virus del Sida es una sentencia de muerte, está completamente desterrada. Con un riguroso tratamiento prolongado y conducta, las personas con HIV pueden tener una vida plena. Sin embargo, no todos reaccionan de la misma manera ante el diagnóstico positivo. Según un informe de la Fundación Helios, la adherencia de las mujeres al tratamiento de VIH está por debajo del ideal, a pesar de que ellas consultan y llegan antes que los hombres al diagnóstico.

En cifras, de acuerdo a datos recientes del Ministerio de Salud de la Nación, un 31% de los hombres y un 23% de las mujeres que acceden al diagnóstico de VIH, lo hacen en estados avanzados de la infección.

"En comparación con los hombres, las mujeres consultan y llegan antes al diagnóstico. Sin embargo, les cuesta más cumplir con el tratamiento o asistir a las consultas .La adherencia de las mujeres al tratamiento no va más allá de un 60-65%, un número bajo si se tiene en cuenta que la adherencia ideal debería ser mayor al 95%”, asegura la Dra. Isabel Cassetti, médica infectóloga, Directora Médica de Helios Salud y miembro del Comité Asesor del Programa Nacional de Sida del Ministerio de Salud.

En el marco del Mes de la Mujer, y con el lema "Ponete primera en tu agenda”, la Fundación Helios busca concientizar a las mujeres con VIH sobre la importancia de entender como prioridad el correcto tratamiento de su enfermedad.

Pero, ¿por qué, si ellas lo saben antes, se cuidan menos?

Según advierten, la baja adherencia al tratamiento en las mujeres se relaciona con muchos factores: "intolerancia a la medicación, más eventos adversos, alteración de la grasa del cuerpo, depresión, el ‘disclosure’ (revelar que tiene VIH), decidir en qué momento y cómo se lo dice al hombre y el miedo a ser abandonada o rechazada por su pareja. Por otro lado, para la mujer su casa está primero: sus hijos, su marido, su trabajo. Su salud, en general, suele dejarla para un segundo lugar”, agrega la especialista. "Otro de los miedos está relacionado con la posibilidad de ser madre: si va a poder quedar embarazada y qué pasará con la salud del recién nacido”.

Por su parte, la Dra. Romina Mauas, Coordinadora del Área Médica en Helios Salud indica: "Ponerse primeras en su agenda, priorizar el cuidado de su salud y tener una correcta adherencia al tratamiento no sólo ayuda a mejorar la calidad de vida de la paciente sino que es también un método muy efectivo de prevención de contagio”. Y agrega: "Cuando una persona VIH-positiva sigue un régimen terapéutico eficaz, el riesgo de que transmita el virus a una pareja sexual no infectada se puede reducir en un 96%”

Necesidades diferentes

Según datos de ONUSIDA, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida, en la actualidad 16 millones de mujeres viven con VIH, lo que representa el 50% de todos los adultos conviviendo con ese virus en el mundo.

En Argentina, en los últimos 5 años, se produjeron en promedio 6.200 diagnósticos de VIH por año: 4.000 de varones y 2.200 de mujeres. Hay alrededor de 110 mil personas con VIH, un tercio de las cuales son mujeres.

La tasa más elevada de casos entre las mujeres se da en el grupo de 25 a 34 años, seguidas por las de 35 a 44. Esto se debe a que el test de VIH es obligatorio para las embarazadas, por lo que más mujeres acceden a su diagnóstico en la edad fértil.

"Es importante concientizar sobre las necesidades únicas que tienen las mujeres que conviven con la infección y fomentar los debates en torno al cuidado a largo plazo, adherencia al tratamiento y controles periódicos”, explica la Dra. Isabel Cassetti. "Debemos lograr hacer el test de VIH a más personas en general y en particular a más mujeres. De esta forma, más mujeres estarán con tratamiento. Es necesario que las mujeres se pongan primeras en su agenda, para contribuir a que tengan una mejor calidad de vida.”

La mujer en situación de vulnerabilidad

- Desconocimiento de la serología de sus parejas estables, principal vía de transmisión en la Argentina: el 90% de las mujeres argentinas contrae el VIH por vía heterosexual y el principal origen o fuente de la transmisión es su pareja estable (alrededor del 80% de los casos). En el hombre, en cambio, es por relaciones sexuales ocasionales.

- El sexo vaginal no protegido implica un riesgo de transmisión mucho mayor; a la mujer le cuesta mucho negociar con el hombre el uso del preservativo y tiene que depender de la voluntad de éste para su uso.

- Muchas enfermedades de transmisión sexual aumentan el riesgo de adquirir VIH y suelen ser asintomáticas: la pared de la vagina es delgada y el pH del canal vaginal hace que la mujer sea más susceptible. Además si presenta alguna enfermedad de transmisión sexual, es más fácil que contraiga el VIH.

- Abuso sexual y violencia doméstica: la violencia de género, el estigma y la discriminación son problemas que debe enfrentar la mujer y que aumentan su vulnerabilidad. A su vez, en algunos casos, hay limitaciones culturales y existe una dependencia tanto emocional como económica que impide cambiar esa situación de violencia.

Fuente Página Siete: http://www.paginasiete.bo/miradas/2015/3/23/ponete-primera-agenda-campana-para-mujeres-51009.html 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.