El antirretroviral para bebés viene en sachet

El antirretroviral para bebs viene en sachet1Un sachet, como el de la salsa de tomate, se utiliza como el dosificador exacto para el antirretroviral en la lucha contra el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en bebés. Se trata del pratt pouch, un envase proporcionado por la universidad de Duke (Carolina del Norte, EE. UU.) para la fácil transportación de la medicina.

 

Este sistema se aplica desde 2012 en la maternidad Enrique C. Sotomayor dentro del programa de prevención de transmisión materno infantil del VIH, cuyo objetivo es aplicar todas las estrategias para disminuir la transmisión del virus de madre a hijo, explica la doctora, Mercedes Ortiz, directora del programa.

 

Dentro de las estrategias se busca contrarrestar el virus con el bebé dentro del vientre de la madre. Es decir, cuando la mamá está embarazada y se le detecta que está infectada, recibe antirretrovirales (ARV) para que el niño tenga menos probabilidades de infectarse, dice Ortiz.

 

En el caso de que la gestante no haya recibido medicación, y llegó solo a dar a luz a la maternidad, se le realiza un examen rápido, en caso de resultar positivo se le aplica antirretroviral por vía venosa, y se le practica una cesárea.

La lactancia materna se le prohíbe al neonato, para evitar la infección por esta vía, y en su lugar se le proporciona fórmula hasta los 18 meses.

En este proceso de prevención la maternidad trabaja en convenio con el Ministerio de Salud Pública, que dona las pruebas rápidas, los antirretrovirales para las gestantes y para el neonato expuesto, así como las fórmulas.

 

En el soporte sicológico se apoyan con la fundación VIHDA. Esta es una institución sin fines de lucro cuyo voluntariado trabaja con profesionales en la consejería para las mujeres infectadas, indica Silvia Rivera, directora administrativa.

Fue precisamente esta fundación la que consiguió el contacto con la universidad de Duke y trajo hasta aquí los sachets, y con ello una nueva esperanza para el tratamiento del VIH en los recién nacidos.

 

"El bebé que fue atendido desde el embarazo, recibe un tipo de ARV", explica Ortiz. Pero los bebés cuyas mamás no recibieron la medicina, deben recibir tres: la Zidovudina, Lamivudina, y la Neviparina, esta última de difícil adquisición, pues el MSP no lo tiene en jarabe, acota la doctora.

 

"Cuando al fin conseguimos que nos donen el frasco de jarabe, se me presentó el problema del reparto, porque la presentación viene en 240 mililitros, y se necesitan 30 ml para cada bebé. Al tener ocho bebés a quienes medicar, debía compartirlo en frascos estériles".

 

Y llegó el momento de transportarlo. "A la mamá se le regaba y regresaba para pedir nuevamente, eso me dejaba con una dosis menos". Otro inconveniente, era que no se administraba de manera correcta.

 

Con el pratt pouch la medicina es exacta, es de fácil transportación, no necesita refrigeración, y con ello "garantizo que la droga está disponible, y que el niño recibe en el momento correcto su dosis exacta con lo que no hay riesgo de toxicidad", concluye.

 

Fuente Diario El Expreso: http://expreso.ec/expreso/plantillas/nota.aspx?idart=8708702&idcat=38269&tipo=2 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.