Nacieron con VIH, hoy ya tienen veintipico y no perdieron la sonrisa

Llegaron al mundo en el peor momento de la epidemia. Heredaron el virus y aprendieron a convivir con él

El pelo le llegaba hasta la cintura. Tenía mucho y se necesitaba paciencia para peinarlo. Era un tiempo privado que madre e hija compartían cada día frente al espejo. Fue ese momento el que la mamá de Nadia eligió para soltarlo: “Tienes VIH”. Y Nadia lo sintió como una bofetada que de un golpe le hizo entender todo: las 16 pastillas diarias, los análisis, los médicos, las internaciones, los días y semanas sin ir al colegio. Todo. ¿Cómo que tenía VIH?, pensó, ¿o acaso no son los hijos los que cuentan esas cosas a los padres? ¿si ni siquiera tenía novio y mucho menos sabía lo que era besar? Nadia tenía 13 años. Y lo único que pudo decir, gritar, fue “me voy a morir”.

Nadia Tévez no se murió. Tiene 24 años y el virus, aunque sigue ahí, es indetectable. Lo que sí desarrolló es un humor blindado: “Imagínate, ¡encima había nacido con estrabismo! La verdad es que yo me daba cuenta de que muy normal no era”.

“Cuando se enteró a los 13 años de que tenía el virus, Nadia solo pudo gritar “me voy a morir”. Pero a los 24 sigue viva

Nadia nació en una época en la que tener VIH era casi una sentencia de muerte. Para las mujeres que entonces tenían el virus estaba prohibido quedar embarazadas. Hacerlo significaba condenar a sus hijos a llevarlo también. Y así le pasó a la mamá de Nadia. Se enteró cuando estaba a punto de parir. Una transfusión que había recibido meses antes las había infectado a las dos. A Nadia le dieron seis meses de vida.

Pero eso es el pasado. Hoy Nadia integra Arribarte, un grupo argentino de teatro para jóvenes impulsado por la Fundación Huésped. La mayoría tiene VIH. Algunos son familiares de pacientes y otros, solo amigos que se sumaron.

Sofía Ocampo, Evelyn Lucero y Tamara Sosa también nacieron con VIH. Todas tienen veintitantos, son argentinas y el diario Clarín ha recogido sus historias y sentimientos. Como Nadia, crecieron con mamaderas con gusto a remedio, y pastillas engañadas en dulce de leche. ¿Qué es para ellas tener VIH? No pueden responderlo. Solo se encogen de hombros. No conocen otra vida, una vida sin virus.

“Su madre murió cuando tenía tres años. Y un año más tarde, el que murió fue su padre. Pero le quedan sus seis hermanos”

Arribarte funciona de a ratos. Pero cumplió su primer objetivo: que dejaran de sentirse solas. “Siempre piensas que te pasa solo a ti”, dice Tamara. Como las otras chicas, es la única de sus hermanos que tiene VIH. Y como ellas, creció con una frase: “Toma el medicamento porque te vas a morir”. Su madre murió cuando tenía tres años. Y un año más tarde, el que murió fue su padre. Pero le quedan sus seis hermanos.

La mamá de Evelyn también se infectó por una transfusión de sangre. Murió cuando ella tenía cuatro años. Evelyn, su papá y su hermana se mudaron a Jujuy. “No digas, no cuentes”, le repetían. “Nunca tuve mucha conciencia de lo que era, en una provincia tan conservadora no se podía decir mucho. Recién empecé a entender cuando conocí a las otras chicas y entendí que no estaba sola y empecé a informarme que era lo que tenía. La información te fortalece”.

“Arrancas tu sexualidad sintiendo que eres una bomba de tiempo. Tener HIV es una responsabilidad muy grande”

Sí para cualquier adolescente la cama es un terreno repleto de miedos y dudas, para ellas, fue mucho más. Lo dice Nadia: “Arrancas tu sexualidad sintiendo que eres una bomba de tiempo. Tener HIV es una responsabilidad muy grande y a veces cansa tener que cuidar siempre al otro”.

La madre de Sofía usó drogas hasta que el análisis le dio la peor noticia: Ella y su hija tenían VIH y hepatitis C. La infancia de Sofía pasó en una casa llena de preservativos y una madre que se volvió militante. “Me dio tanto amor que no puedo reprocharle nada, siempre me defendió y me cuidó”.

Llegaron a este mundo en el peor momento de la epidemia. Cuando hablan de lo que les tocó vivir, se ríen. A diferencia de sus madres, saben que el virus se termina en ellas y que sí podrán parir hijos sin temor.

Fuente LA VANGUARDIA: http://www.lavanguardia.com/vida/20160425/401343668371/ninos-vih.html 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.