América Latina: 31% de los casos de VIH son mujeres

Durante los trabajos del IV Congreso HIV de Las Américas, realizado en la Ciudad de México del 18 al 30 de abril pasados, la perspectiva de la mujer apareció en varias mesas.

Excélsior. La epidemia del VIH en mujeres latinoamericanas y caribeñas tiene un elevado rezago en materia de prevención y sobre todo de diagnóstico oportuno. En la mayoría de los casos positivos la mujer se realizó la prueba porque su pareja había sido diagnosticada previamente con Sida.

Por lo anterior es que ellas llegan tarde al tratamiento. Un conjunto de factores sociales, educativos y de género son los que han determinado la dinámica de transmisión de este virus en la población femenina. Actualmente el 31% de los casos de VIH/Sida en América Latina corresponden a mujeres y en el Caribe ese porcentaje sube al 52%.

Durante los trabajos del IV Congreso HIV de Las Américas, realizado en la Ciudad de México del 18 al 30 de abril pasados, la perspectiva de la mujer apareció en varias mesas, de manera suficiente para dimensionar el reto que representa. En distintas intervenciones quedó claro que la feminización del Sida ha entrado en una dinámica acelerada. Al exponer el contexto en que las mujeres enfrentan el VIH, la doctora Alicia Piñeirúa de la Clínica Especializada Condesa, consideró importante profundizar en los determinantes de género: mujeres monógamas, con menos educación, poco salario y por ello sin estabilidad económica; mujeres solteras o con hijos que han sido infectadas por su pareja sexual; mujeres con VIH, subrayó la experta, que no están integradas a ninguna comunidad ni a grupo poblacional específico, por lo cual también se encuentran dispersas y es difícil diagnosticarlas.

En su turno, la doctora Isabel Cassetti, de la Fundación Helios Salud, en Buenos Aires, alertó sobre el incremento de mujeres adolescentes con VIH, lo cual abre una nueva línea de la epidemia femenina, ya que la mayoría de los casos han correspondido a mayores de 40 y 50 años, que por cierto llegan tarde al diagnóstico. A pregunta expresa, la experta consideró que efectivamente el machismo es un factor determinante en toda la región en la dinámica que se ha configurado sobre la mujer.

Un caso extremo se observa en Haití donde el VIH tiene una epidemia generalizada. La doctora Vanesa Rouzier explicó que en este pequeño país la tasa de transmisión heterosexual del VIH es elevada y que, como en otras regiones del mundo, es la mujer la más afectada. Una de las expresiones relevantes de la epidemia aquí es que esas mujeres también son mamás por lo cual hay muchos niños con VIH adquirido por vía perinatal. Rouzier puso de ejemplo el Centro Gheskio, donde labora, ya que ahí se atienden mil lactantes con VIH, 200 de los cuales además tienen diagnóstico de TB, y otros 3.500 pequeños están en observación. El hombre con frecuencia no participa a lado de su mujer en el manejo del diagnóstico. Solo el 29% ha logrado llevar a la pareja al centro de salud para que inicie tratamiento. En la respuesta masculina también se observa abandono y violencia contra la esposa, completa la especialista.

Con trabajo en Toronto, la doctora Sharon Walmsley explicó que la mujer migrante en Canadá igualmente calla su diagnóstico por miedo a la reacción de su pareja o a ser devuelta a su país de origen. No es fácil detectar el VIH en sus maridos alertó.

El Congreso también abordó otros tópicos como la revisión de las guías de tratamiento, VIH y envejecimiento, el tratamiento como prevención, fármacos de primera línea y Hepatitis C, entre varios.

Fuente América Economía/Cluster Salud: http://clustersalud.americaeconomia.com/america-latina-31-de-los-casos-de-vih-son-mujeres/ 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.