La medicina Harvoni® se muestra eficaz, seguro y bien tolerado en niños con hepatitis C

WEB EASL-2017

Una dosificación pediátrica de esta combinación de antivirales de acción directa permitió eliminar el VHC en la mayoría de niños de entre 6 y 11 años.

Una nueva opción para tratar la hepatitis C en niños está cada vez más cerca. Durante el transcurso de la Conferencia Internacional del Hígado (EASL 2017), que se celebró la semana pasada en Ámsterdam (Países Bajos) se presentaron los resultados de un estudio que muestran que el uso de una dosificación pediátrica de Harvoni® (ledipasvir/sofosbuvir) permitió curar la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) en prácticamente todos los niños de entre 6 a 11 años que participaron en el ensayo. La noticia es especialmente esperanzadora dado que algunos de ellos se encontraban en estadios avanzados de la enfermedad.

 

Es bien sabido que los menores en el tratamiento de sus enfermedades requieren de preparaciones específicas, sencillas de administrar y de fácil dosificación. Los mayores obstáculos en el desarrollo y disponibilidad de medicamentos para el VIH o las hepatitis víricas en pediatría han sido la elaboración de preparados galénicos apropiados y la realización de estudios de farmacocinética específicos para las diferentes edades. Las dificultades para llevar a cabo ensayos clínicos en menores hacen que la mayoría de pautas sean una adaptación de la experiencia previa en la edad adulta. Muchos de los nuevos medicamentos para el tratamiento de la hepatitis C no tienen establecidas las dosis pediátricas, no recomendándose por este motivo su uso en niños. No obstante, en circunstancias especiales y en ausencia de otras opciones terapéuticas, debido a la gravedad de la enfermedad, los niños pueden precisar de fármacos que no tienen indicación pediátrica. Es por ello que resulta fundamental contar con medicamentos especialmente desarrollados y autorizados para niños y adolescentes.

 

En EE UU y Europa se estima que la prevalencia de la hepatitis C en niños es de un 0,4%. En algunos países de recursos limitados, como por ejemplo Egipto, la tasa se eleva hasta un 6%. Estos datos ponen de manifiesto que todavía siguen existiendo necesidades médicas no cubiertas en el tratamiento de la hepatitis C.

 

La llegada hace unos pocos años de los antivirales de acción directa frente al VHC ha supuesto un cambio espectacular en el tratamiento de la hepatitis C en adultos. En el caso de los menores, estos avances van mucho más despacio. Por ejemplo, el año pasado durante la celebración de la Conferencia Internacional del Hígado (EASL 2016), se dieron a conocer los resultados de un estudio que halló una elevada tasa de curación de la hepatitis C con el uso de sofosbuvir/ledipasvir en adolescentes (véase La Noticia del Día 02/05/2016). Estos excelentes resultados sirvieron para que este mes la Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA, por sus siglas en inglés) autorizase la primera combinación de antivirales de acción de directa para el tratamiento de la hepatitis C en adolescentes de entre 12 y 17 años de edad y de 75 quilogramos o más de peso.

 

Sin embargo, el uso de combinaciones de DAA en niños más pequeños no se ha estudiado todavía de forma generalizada y por lo tanto todavía ninguna combinación está autorizada para ellos. Esto significa que la combinación de interferón pegilado y ribavirina continúa siendo el estándar de cuidados en esta población, con una menor efectividad, tolerancia y conveniencia para los pacientes –el tratamiento consistente en inyecciones semanales de interferón pegilado y ribavirina oral dos veces al día durante un período de 12 a 24 meses–.

 

En este nuevo estudio, investigadores estadounidenses evaluaron la seguridad y eficacia de sofosbuvir/ledipasvir en niños de entre 6 y 11 años de edad. El estudio se llevó a cabo en 30 centros hospitalarios de EE UU, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

Harvoni® es un comprimido a dosis fijas de administración diaria que combina 400mg de sofosbuvir –un inhibidor de la polimerasa análogo de nucleótido– y 90mg de ledipasvir –un inhibidor del complejo de replicación NS5A–. No obstante, para este estudio, los investigadores desarrollaron una dosificación pediátrica de 200mg de sofosbuvir y 45 de ledipasvir.

El estudio inscribió a 90 niños con hepatitis C crónica que habían adquirido el VHC por transmisión vertical. Alrededor del 90% eran niños y el 90%, blancos. La mayoría tenía genotipo 1 del VHC, excepto dos niños que tenían genotipos 3 y 4. Dos de los participantes tenían cirrosis hepática.

 

La mayoría de los participantes de este estudio (n=87) recibieron sofosbuvir/ledipasvir durante 12 semanas. Sin embargo, 1 participante pretratado con genotipo 1 del VHC y cirrosis alargó el tratamiento hasta las 24 semanas, y 2 niños con genotipo 3 añadieron ribavirina a sofosbuvir/ledipasvir que se administró durante 24 semanas.

Los doce primeros niños participaron, además, en un análisis de farmacocinética para confirmar la dosificación con la nueva coformulación. El resultado de este análisis mostró que los niveles de exposición al fármaco fueron comparables a los observados en adultos tratados con Harvoni® en los ensayos clínicos.

 

Los resultados del estudio muestran la elevada eficacia de sofosbuvir/ledipasvir en el tratamiento de la hepatitis C en niños de entre 6 y 11 años. Casi todos los participantes (99%) tratados con sofosbuvir/ledipasvir durante 12 semanas consiguieron respuesta virológica sostenida (carga viral indetectable del VHC 12 semanas después de finalizar el tratamiento; RVS12). El único niño de este grupo que no respondió al tratamiento tuvo una recidiva del VHC a las 4 semanas tras la finalización del tratamiento. Los tres niños que recibieron sofosbuvir/ledipasvir durante 24 semanas consiguieron respuesta virológica sostenida.

 

En general, el tratamiento se mostró seguro y bien tolerado. Se produjo un efecto adverso grave que no se relacionó con la medicación del estudio y no se produjeron interrupciones tempranas del tratamiento como consecuencia de los efectos secundarios.

Alrededor de un 15% de los participantes comunicaron efectos secundarios entre los que se incluyeron dolor de cabeza, fiebre, dolor abdominal, vómitos, diarrea, tos y dolor de garganta, todos ellos son habituales en niños de estas edades. Un niño que no tomó ribavirina desarrolló anemia.

Sobre la base de estos hallazgos, los autores de este estudio concluyen que la combinación de 200/45mg de sofosbuvir/ledipasvir “represen una opción de tratamiento muy eficaz y tolerable para niños de entre 6 y 11 años con hepatitis C crónica.

Por otro lado, otro estudio está evaluando actualmente Harvoni® en niños con hepatitis C de entre 3 a 6 años. El comprimido de sofosbuvir/ledipasvir de 200/45mg no es mucho más pequeño que el comprimido para adultos. En este estudio, los niños más pequeños recibirán los fármacos en una formulación en granulado que permite un ajuste más preciso de la dosis y una mayor comodidad para su toma.

Fuente GGT-VIH: http://gtt-vih.org/actualizate/la_noticia_del_dia/28-04-17 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.