Se asocia el inicio temprano del tratamiento antirretroviral con mejoras en la calidad de vida de las personas con el VIH

WEB se-asocia-el-inicio-temprano-del-tto

Sin embargo, el aumento en el recuento de las células CD4 tendría un impacto mínimo en la calidad de vida.

Según nuevos datos del estudio START publicados recientemente en AIDS, el inicio temprano del tratamiento antirretroviral –cuando los recuentos de células CD4 se sitúan por encima de 500 células/mm3– además de proporcionar beneficios para la salud de los pacientes con el VIH, también tendría un impacto positivo en su calidad de vida.

El estudio START es un ensayo clínico de gran tamaño, prospectivo y de distribución aleatoria que se diseñó para responder de forma adecuada a la pregunta de cuándo es mejor empezar el tratamiento antirretroviral. START, que se puso en marcha en marzo de 2011 en 215 centros hospitalarios de 35 países, inscribió a 4.685 participantes que fueron distribuidos de forma aleatoria a comenzar la terapia de forma inmediata o a retrasar el inicio del tratamiento hasta que los CD4 hubieran descendido justo por debajo de 350 células/mm3; es decir, siguiendo las recomendaciones terapéuticas más extendidas en el momento que se inició el ensayo.

Ahora que gracias a los nuevos tratamientos antirretrovirales la esperanza de vida de las personas con el VIH se aproxima bastante a la de la población general, resulta necesario mejorar no solo la supervivencia sino también la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS). Este concepto hace referencia a valoraciones tanto objetivas como subjetivas de la percepción de la salud por parte del individuo. Aunque no hay un consenso en su definición, se han desarrollado diversos instrumentos de medición de CVRS en diferentes patologías, entre ellas la infección por VIH. Algunos estudios previos han mostrado que las personas con el VIH tienen una CVRS que la población general incluso cuando el análisis se circunscribe solo a los pacientes que toman tratamiento antirretroviral y tienen la carga viral indetectable, es decir a aquellos pacientes que a priori podrían sentirse mejor por estar clínicamente controlados.

Con el fin de arrojar más luz sobre la CVRS en personas con el VIH, al 97 % de los participantes del estudio START se les administró una batería de cuestionarios al inicio del estudio, a los 4 y 12 meses y una vez al año durante los tres años que duró el seguimiento. Entre estos cuestionarios se incluyó la escala visual-analógica (EVA) para evaluar la autopercepción de la salud actual, la versión reducida del cuestionario de salud para evaluar la percepción de la salud en general, la salud física y la psicológica.

Del total de 4.561 participantes, todos habían cumplimentado los cuestionarios del estudio y lo habían hecho al menos una vez más durante la fase de seguimiento. La mediana de edad de los inscritos fue de 36 años; el 27% eran mujeres; el 48% personas de etnia blanca, el 30% de etnia negra, el 14% hispanos y el 8% asiáticos. Durante la fase de seguimiento de tres años, se observó que el grupo que inició de manera inmediata el tratamiento tomó la medicación el 95% del tiempo en comparación con el grupo de tratamiento diferido que tomó la medicación solo el 25% del tiempo. Los participantes con una elevada adherencia alcanzaron una carga viral inferior a 200 copias/ml.

Al inicio del estudio, no se observaron diferencias significativas entre los dos grupos en ninguno de las cuatro medidas evaluadas. Sin embargo, durante la fase de seguimiento sí que se observaron diferencias estadísticamente significativas (p< 0,001) en las diferentes medidas con resultados más favorables para el grupo de inicio inmediato del tratamiento (EVA 1,9; salud general 3,6; salud física 0,8; salud mental 0,9).

Un análisis por subgrupos donde se tuvieron en cuenta diferentes datos demográficos y clínicos, reveló que no había diferencias y que las diferencias en el tratamiento continuaban favoreciendo a las personas que habían iniciado el tratamiento de forma inmediata. En posteriores análisis se observó que el aumento en los niveles de las células CD4, aunque resultaran estadísticamente significativos, tuvieron un impacto mínimo en los valores de la calidad de vida.

Los resultados del presente análisis ponen de manifiesto, una vez más, las ventajas de iniciar el tratamiento lo antes posible con independencia de los niveles de CD4 tanto por los beneficios que aporta sobre la salud como las mejoras en la calidad de vida relacionada con la salud.

Fuente gTt-VIH: http://gtt-vih.org/actualizate/la_noticia_del_dia/23-06-17 

SOBRE NOSOTROS

Somos una organización ciudadana sin fines de lucro que:

Lucha por detener la transmisión madre-hijo del VIH durante el embarazo, parto y lactancia.
Educa sobre qué es, cómo se transmite, cómo se previene y cómo se trata el VIH/Sida.
Promociona la realización y fácil acceso a pruebas voluntarias de VIH.
Asiste a personas viviendo con el VIH/SIDA a acceder a servicios médicos, psicológicos y sociales disponibles.